Cuando la adicción a aprender no te deja emprender

Nunca pensé que lo diría pero: mi nombre es Gianny y soy adicta a aprender.

Me tomó pasar 30 años de mi vida estudiando prácticamente 3 carreras, una maestría, decenas de certificaciones, incontables cursos, tres idiomas y he pasado desde aprender a hacer muñecas de porcelanicrón hasta Italiano, sólo porque sí, antes de darme cuenta de que se estaba convirtiendo en un problema.

Creo que nunca he soltado los libros aunque siempre me digo: juro que es lo último que voy a estudiar.

Y al poco tiempo, ahí estaba yo inscribiendome en algo nuevo y, muchas veces, sin relación alguna a lo anterior.  Sólo me parecía “interesante”.

Pero, en el mundo del emprendimiento, especialmente el digital, esa aficción por aprender se puede convertir en una adicción que te estanca y no te deja arrancar NUNCA.

Es tanta la oferta, son tantas las opciones, es tan amplio todo lo que puedes aprender que yo misma me vi un tiempo en que se me iba el día haciendo cursos, tomando webinars, estudiando para una nueva certificación y literalmente no me daba tiempo a más nada, especialmente para IMPLEMENTAR.

Y no me mal interpreten: la preparación y actualización continua es vital. ¡Hey! Yo no pienso soltar los libros y la investigación EVER.

Pero, uno debe saber equilibrar para que no acabe acomodándose a la estimulación que da el aprendizaje y TOME ACCIÓN.

Tips para no caer en la adicción de aprender sin implementar:

💡Organiza tu horario y designa un tiempo específico y limitado para dedicarlo a aprender

Si quieres hacer cursos y certificaciones, leer relacionado al trabajo o incluso ver mis lives y videos en mi canal de You Tube, asigna un tiempo a la semana para eso y consume esa información en ese tiempo previamente programándola.

Por ejemplo: esta semana voy a ver un live  o un webinar (1 hora), a leer un libro (15 minutos antes de dormir), a completar un módulo de un curso (2 horas) y en total dedicaré 4 horas a la semana para aprender.

💡Designa un tiempo específico diario para concretizar algo en lo que estés trabajando

Dentro de tu esquema tienes que identificar el tiempo que dedicas a tus proyectos.

Toma una semana típica y anota qué haces durante el día, a qué horas y qué tiempo te toma.  Crea como un diario e identifica tus horas de trabajo reales y factibles.  Organízate en base a eso para que puedas equilibrar.

💡Haz un plan semanal y mensual de ejecución de tareas para medir los avances.

Una de las formas que mejor me ha resultado eso de poder rastrear mis avances y ponerme metas en base a lo importante, ha sido mi planificador con propósito.

Yo lo creé para usarlo para mí porque vi que, de esa manera enlazando las metas delmes, con las de las semanas, con las de los días, estaba logrando quitarme de encima las cosas triviales y que me ayudaba a enfocarme en lo que me iba a permitir cumplir mis propios objetivos.

Puedes descargarlo FREE en mi página de inicio.

💡Diseña tu ruta a seguir para implementar paso a paso las fases de tu proyecto.

Para que no te arrastre el impulso de llenarte otra vez de “cosas por aprender”, tienes que tener un plan de implementación y seguirlo.

Si hoy aprendiste a hacer una masa específica de bizcocho, en vez de ponerte a aprender a hacer otra masa o a desarmar una bicicleta, practícala, ponla a prueba con tus amigos, mira cómo podrías comercializarla, consigue tus primeros clientes y LUEGO, da otro paso.

El dinero no está en la mejor idea, sino en la mejor implementación.

💡Trata de que lo que estás aprendiendo aporte a desarrollar tu emprendimiento

En la fase de despegar o de crecer tu marca, a menos que sea como relax personal que necesites en tu vida, trata de no disipar la atención en todo lo que te topes y enfócate en cosas relacionadas a lo que deseas lograr.

Si te organizas, puedes disfrutar o mejor de los dos mundos y ver resultados.

De otra forma, todo quedará en ideas que nunca verán la luz y así no se hace negocios.

¿Qué opinas de ésto? ¿Te ayudarían estos tips?

Si te gustó, este artículo, ¡Coméntalo!

¡Compártelo!