Pero, ¿Y tú no eres ingeniera?

Pero, ¿Y tú no eres ingeniera?

Me preguntó esta semana alguien que hace tiempo no sabía de mi.

– Sí, y duré 15 años ejerciendo.

– Porque ahora te veo con un blog y dando conferencias y viajando por todas partes, ¿De dónde salió eso?

– Básicamente dediqué una parte de mi vida a algo que me gusta y sé hacer bien y esta otra parte, se la dedico a otra de mis pasiones que también he descubierto como mi propósito.

– Pero, ¿Y todos esos años de estudio y trabajo, no te arrepientes?

– Para nada. Ser ingeniera civil me dió una cantidad enorme de herramientas y oportunidades que aplico en todo.  Me dió a mi esposo, a  amistades invaluables que todavía me acompañan y tremenda experiencia de vida llena de lecciones y satisfacciones.

Ahora, sencillamente siento que ya la ingeniería cumpliósu papel en mi vida y me ejó lista para tomar otro rumbo.

Hubo un silencio…

Luego, como siempre, un cambio de tema relacionado a terceros.

Esos encuentros me pasan de vez en cuando y, cada vez que respondo, viene un momento de silencio.

Creo que uno de los estigmas sociales más absurdos es que “eres” lo que estudiaste en la universidad y se nos dicta el curso de la vida en base a la elección de una carrera que hiciste cuando eras adolescente y no tenías la mas remota idea de la vida.

Que tu vida queda definida por la primera pasión que sigues y no está bien visto, cerrar capítulo con una y abrirlo con otra.

Que no puedes explorar varias facetas e intereses e integrarlos en diferentes etapas de tu vida.

Para mí, la maternidad se convirtió en el catalizadora para sentirme libre y capaz de explorar otras facetas de mi vida como estudiosa del vínculo y las relaciones y los tabúes alrededor de la mujer como madre y emprendedora.

El asunto de haber llegado a ser reconocida como Best Latino Parenting Blogger y Top Digital Influencer o haber tomado el camino de escribir y dar conferencias y talleres, para empezar, es una ciscunstancia.

Mis ebooks, mis conferencias y mis eventos, son sólo forma.

Mi vocación por profundizar, enseñar y por empoderar, es el fondo.  Es lo que hago y lo que me gusta.

Cuando tengo esos encuentros ocasionales donde me preguntan que “qué pasó con la ingeniería, luego de ese silencio a raiz de mi respuesta, siempre me queda la esperanza de que ese momento que para el otro donde no sabe qué decir, quede en su mente y lo haga reflexionar sobre sí mismo y sus elecciones.

 

Si te gustó, este artículo, ¡Coméntalo!

¡Compártelo!